Pin It
Subscribe Twitter Twitter

reina del cielo-culto a la virgen

Los Jesuitas, Controladores del Vaticano


El Obispo anterior Gerard Bouffard de Guatemala dijo que el Vaticano es “el verdadero controlador espiritual” de los Illuminati y del nuevo orden mundial, mientras los Jesuitas, a través del Papa Negro, el Jesuita General Fr. Peter Hans Kolvenbach, controlan realmente la jerarquía vaticana y la Iglesia Católica Romana.

El Obispo Bouffard, que dejo la Iglesia Romana y ha nacido otra vez a una vida cristiana en Canadá, basó su conclusión después de trabajar seis años como sacerdote del Vaticano, asignado a la tarea de pasar correspondencia diaria, sensible entre el Papa y los líderes de la Orden Jesuita, residía en Borgo Santo Spirito 5 cerca de la Plaza de San Pedro.

Sí, el hombre conocido como el Papa Negro controla todas las decisiones importantes tomadas por el Papa y él a su vez controla a los Illuminati,” dijo el Obispo Bouffard la semana pasada en el programa de radio de Greg Szymanski, “El Diario Investigador”, en www.gcnlive.com donde se pueden oír en su totalidad archivos de declaraciones alarmantes.

“Sé esto que esto es verdad puesto que trabajé durante años en el Vaticano y viajé con el Papa Juan Pablo II. El Papa toma sus órdenes se marcha del Papa Negro como también los jesuitas son los líderes del nuevo orden mundial, con la tarea de infiltrar otras religiones y gobiernos del mundo para producir un gobierno mundial fascista y una religión mundial basada en el Satanismo y Lucifer.La gente no puede imaginarse cuánto mal y cuánta destrucción han causado y causarán ellos mientras que, al mismo tiempo utilizan la cubierta perfecta para ocultarse detrás de los trajes negros y de profesando ser hombres de Dios.”El conocimiento de primera mano del Obispo Bouffard del mal que está al acecho dentro de la jerarquía del Vaticano y particularmente de la Orden Jesuita confirma el testimonio de otros investigadores, incluyendo Bill Hughes, autor de los libros impactantes “El Enemigo Desenmascarado” y “Los Terroristas Secretos”, así como el investigador preeminente de la Orden Jesuita, Eric Jon Phelps, autor de “Los Asesinos del Vaticano”.

Además de pintar un cuadro oscuro del Papa Negro en Roma, el Obispo Bouffard afirma que el poder malvado de los Jesuitas se extiende a través del mundo, incluyendo una infiltración sólida en el gobierno de EE.UU., el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) y organizaciones religiosas importantes.

El Obispo Bouffard afirma que los Jesuitas actúan como perfectos camaleones, adquiriendo la identidad de Protestantes, Mormones, Bautistas y Judíos con la intención de producir la caída de EE.UU. así como traer el país bajo una religión mundial con base en Jerusalén y bajo el control de su líder, Lucifer.

Sé de primera mano que el Vaticano controla y supervisa todo en Israel con la intención de destruir a los judíos,” dijo el Obispo Bouffard, añadiendo que el verdadero propósito de la Orden Jesuita es orquestar y controlar a todos los líderes del mundo para producir un conflicto mundial importante que destruirá con el tiempo a EE.UU., Oriente Medio e Israel. “Destruyen todo desde dentro y también para introducir una religión mundial basada en el Satanismo. Esto también se ve en el modo de adoración de los sacerdotes de la manera en la misa, adorando realmente a los muertos. También se ven signos de satanismo en muchos símbolos externos, costumbres y vestiduras exteriores exhibidas por la Iglesia.”

Después de su servicio en Roma, el Obispo Bouffard pasó un tiempo en África y Guatemala, elevándose a una posición de poder dentro de la Iglesia. Sin embargo, con este poder religioso vino la afiliación y el ingreso como francmasón, llegando a ser un miembro masónico del grado 33, algo supuestamente desaprobado en la Iglesia Católica Romana puesto que, según la Ley del Canon, la pertenencia a una logia masónica trae la excomunión inmediata.

Según el Obispo Bouffard, la Iglesia utiliza a la Francmasonería para llevar a cabo sus planes secretos, ya que muchos otros sacerdotes de alto nivel, obispos, cardenales e incluso papas se han unido a sociedades secretas junto con otros en posiciones de poder en otras religiones y gobiernos, muchos trabajando juntos para impulsar la agenda malvada Illuminati. Y sus declaraciones respalda los informes que emergieron en periódicos italianos y franceses a principios de los años ochenta, informando que más de 150 sacerdotes de alto nivel pertenecen a la Francmasonería, incluyendo la Logia Masónica P2 y otras sociedades secretas.“Finalmente nací otra vez y denuncié a la Iglesia Católica,” dijo el Obispo Bouffard, que ahora es un cristiano practicante siguiendo la palabra de Dios a través de la Biblia. “Debemos rezar siempre para que nuestros líderes denuncien el mal abiertamente y expongan a los Jesuitas por lo que son realmente.”

Después de salir de la Iglesia, el Obispo Bouffard también pidió disculpas y pidió su perdón al último sacerdote jesuita . Alberto Rivera. Rivera fue uno de los pocos curas jesuitas con la valentía de exponer las intenciones malvadas de la Compañía de Jesús, presentándose y contando cómo trabajó como uno de los infiltrados de la Orden Jesuita en EE.UU. con un trabajo de infiltración en las iglesias Protestante y Bautista con el propósito de destruirlas desde dentro.“Cuando yo era Obispo y aún leal a la Iglesia, escribí una vez una carta denunciando al Hermano Rivera y abogando por su muerte,” dijo el Obispo Bouffard. “Cuando me di cuenta de la verdad, busqué al Hermano Rivera y pedí su perdón. Nos hicimos buenos amigos y sé que él decía la verdad. Él era un honesto de muchos que también encontraron a Dios.

“Sé que los jesuitas trataron de cambiar la verdad, diciendo que él nunca fue sacerdote y destruyendo toda la evidencia que lo respaldaba. Ellos han tratado de hacer lo mismo conmigo, pero Rivera contaba la verdad indiscutiblemente. Sé eso de hecho e incluso estuve con él varias semanas antes de su muerte. Él sufría terriblemente después de haber sido envenenado con ácido. Como dije, ustedes no pueden imaginar el sufrimiento y la destrucción que ha sido y será ocasionada por los Jesuitas”En un artículo titulado “Alberto: The Big Brou-haw-haw”, un escritor desconocido que siguió la carrera del Obispo Bouffard y su conexión con Fr. Rivera tenía esto para decir, incluyendo la dificultad del Vaticano al tratar de ocultar las acusaciones de Rivera y de Bouffard:

“Luego está el testimonio de corroboración proporcionado por Gerard Bouffard. Él fue un Obispo de alto rango nacido en Quebec, Canadá. Él se elevó desde los niveles más bajos de sus órdenes para hacerse un ayudante durante muchos años de papas tales como Pablo VI y Juan Pablo II. Él se convirtió al protestantismo y afirma que él fue el hombre que recibió la orden de eliminar a Rivera. En un documento titulado “Descubriendo el misterio detrás de los símbolos católicos”, Bouffard muestra una pluma de lujo plateada de oro de 18 quilates que contiene una tinta (invisible) especial que desaparece con la cual las autoridades del Santo Oficio firman documentos de alto secreto. Él afirma “con esta pluma que sostengo, firmé la orden de matar al Doctor Rivera”. ¡Una materia de capa y espada bastante dramática! Su alta posición anterior de alto perfil haría de él un blanco fácil para desacreditarle... Sin embargo el silencio es ensordecedor.

El Vaticano también tiene sus propios problemas de credibilidad para luchar contra él. Desde un contexto histórico, las afirmaciones de Alberto de ser un jesuita trabajando clandestinamente para destruir iglesias protestantes no está tan lejano como podría parecer. Los Jesuitas se crearon en 1.541 por San Ignacio de Loyola para ese mismo propósito (aunque algunos jesuitas discuten esto, naturalmente). Ellos se implicaron en incontables trucos sucios, asesinatos y conspiraciones traicioneras durante su día del heno. La Oficina de la Inquisición fue un crecimiento externo de su misión que dio lugar a la tortura y/o al asesinato de millones de personas inocentes por ‘herejía’. Ese departamento desde entonces se ha vuelto a llamar El Santo Oficio, pero los jesuitas nunca se han incomodado con un cambio de nombre. También es incierto cuánto han cambiado sus metas con el tiempo. Ninguna de las dos organizaciones es muy transparente y ambas sirven a los intereses del Papa. Las malas reputaciones no se olvidan fácilmente.

“Si el relato de Alberto es una mentira, es trozo brillante de ficción con consistencia asombrosa. Ciertamente hay otras conspiraciones que se ha soñado y que son igualmente intensas e intrincadas. La conspiración del asesinato de JFK y la conspiración ovni Majestic 12 vienen primero a la mente. Pero estas conspiraciones se crearon y mejoraron por cientos de personas durante un largo periodo de tiempo, después de unieron y se volvieron a organizar hasta que formaron una narrativa plausible. Después de veinte años aproximadamente de “entrada pública” y de revisiones, se adopta una versión ‘semi-oficial’. Si cualquier parte particular de ella se demuestra que es falsa, se transforma en una versión ligeramente diferente sin las partes desaprobadas.

“Alberto no tuvo ninguno de estos recursos. Su propia historia vino de él solamente. No fue revisada ni pulida durante décadas por el comité antes de que Chick la publicara. Por el contrario, fue publicada en su totalidad y después sublimada con volúmenes adicionales (cinco más) dando más nombres y fechas pero sin ninguna contracción. Si él de hecho “lo levantó todo”, entonces él merece ciertamente un premio para su genio literario. Especialmente en lo que se refiere a sus propias intrigas biográficas (¿más sobre el Varón von Munchausen?).

“Después de veinte años de investigación, todos los recursos del Papa han fracasado en demostrar que Alberto fue una falsificación. Por supuesto, Alberto fracasó en demostrar sus alegaciones contra el Vaticano también. Así, en el mejor de los casos, la competencia sigue siendo un empate. Puede haber futuros progresos que rendirán quizás algo dramático. Pero nunca sabremos probablemente si Alberto fue realmente ‘verdadero’ a menos que el Papa saliera y lo confesara. (Y eso es tanto como la oportunidad de que aterrice un platillo volante en el césped de la Casa Blanca.) Es definitivamente una materia deliciosa para pensar, sin embargo, y mucho más alarmante que cualquier premisa aireada sobre los expedientes X.

A través de la historia, la Orden Jesuita se ha relacionado con la guerra y el genocidio, siendo quitada oficialmente de muchos países, incluyendo Francia e Inglaterra. Como los investigadores afirman que los Jesuitas son los verdaderos controladores espirituales del nuevo orden mundial, el autor Phelps también ha pedido el destierro de la orden en EE.UU.

Sin embargo, con más de 28 universidades importantes de costa a costa, la orden ha creado un fuerte equilibrio político y financiero aquí, incluyendo el control secreto del Consejo de Relaciones Exteriores y el control de muchos bancos como el Banco de América y del sistema de actividades bancarias de la Reserva Federal, haciendo de la llamada de Phelps para el destierro una tarea improbable si no difícil.

jesuitas,el ejercito asesino del vaticano

Jesuitas from blogtagtuc on Vimeo.

La cruz torcida...satanica


Por favor, note el crucifijo que el papa Juan Pablo II sostiene arriba.
Estúdielo de cerca, y se dará cuenta de que no es un crucifijo tradicional.
En su lugar, este crucifijo es conocido como la "Cruz Torcida''.
Pero, ¿qué significa eso?
Para la respuesta a esa pregunta, volvámonos a un autor católico romano, Piers Compton, que escribió en su libro, "The Broken Cross: Hidden Hand in the Vatican'' (La cruz partida: Mano oculta en el Vaticano), Channel Islands, Neville Spearman, 1981.
Este Crucifijo Torcido es "... un símbolo siniestro, usado por los satanistas en el siglo sexto, que había sido revivido para la época del Vaticano Segundo. Esta era una cruz torcida o rota, en la cual se mostraba una figura repulsiva y distorsionada de Cristo, que los practicantes de la magia negra y brujos de la Edad Media habían usado para representar el término bíblico "marca de la Bestia''. Así, no sólo Paulo VI, sino sus sucesores, llevaron ese objeto y lo sostuvieron para que fuera reverenciado por las multitudes.
De ese modo, Juan Pablo II le está diciendo a todos los ocultistas de todo el mundo que él no es un Papa Tradicional, sino un papa que está comprometido a realizar el papel del Líder Religioso Mundial como lo pide el Plan para el Nuevo Orden Mundial. Otro autor católico, Malachi Martin, hace este mismo reclamo de que el papa Juan Pablo II está comprometido con el Plan para el Nuevo Orden Mundial, en su libro, The Keys to This Blood (Las claves para esta sangre).

Como puede ver, el crucifijo que sostiene el papa Juan Pablo II no es el Crucifijo Tradicional, sino la Cruz Torcida Satánica!
¡Este Crucifijo Torcido fue creado por los satanistas para representar al anticristo y su marca de la Bestia!Este Crucifijo Satánico es una prueba positiva de que el Papa Juan Pablo II --como también otros Papas anteriores-- es en verdad un líder religioso pagano disfrazándose de "Cristiano".

Si, el Papa hace parte de los Falsos Profetas de Mateo 7:15 donce se dice que estan vestidos "en ropa de oveja, pero por dentro son lobos voraces."
Por la expresión “falsos profetas,” Jesús quiso decir maestros religiosos que falsamente alegan representar a Dios. Estos engañadores se presentarían “en ropa de oveja.” Por medio de presentar un despliegue hipócrita de ternura, humildad y otras cualidades como de oveja, tratarían de dar la impresión de ser parte del “rebaño” de adoradores de Dios. (Vea Salmos 78:52; 80:1; 100:3.)
CONOZCA MAS AL REPECTO EN LA VERDAD REVELADA

Culto a la madre e hijo



Uno de los ejemplos más sobresalientes de cómo el paganismo babilónico ha continuado hasta nuestros días, puede verse en la forma en que la Iglesia Romana inventó el culto a María, para reemplazar el antiguo culto a la diosa –madre de Babilonia..después de la muerte de Nimrod, su adúltera esposa dio a luz a un hijo del que afirmó había sido concebido sobrenaturalmente. Proclamó que éste era un dios-hijo; que era Nimrod mismo, su líder, que había renacido y que tanto ella como su hijo eran divinos. Esta historia era ampliamente conocida en la antigua Babilonia y se desarrolló en un culto bien establecido, el culto de la madre y el hijo. Numerosos monumentos de Babilonia muestran la diosa madre Semiramis con su hijo Tammuz en sus brazos. (Véase ilustración)
Ahora, cuando el pueblo de Babilonia fue disperso en las varias áreas de la tierra, llevaron consigo el culto a la divina madre y al dios-hijo. Esto explica por qué todas las naciones en tiempos pasados adoraban a la divina madre y a su hijo de una u otra forma, ¡aún siglos antes de que el verdadero Salvador, nuestro Señor Jesucristo naciera en este mundo! En los diversos países donde se extendió este culto, la madre y el hijo eran llamados de diferentes nombres debido a la división de los lenguajes en Babel, pero la historia básica seguía siendo la misma.
Entre los chinos, se llamaba ala diosa madre “Shingmoo” o “Santa madre”, y se representa con un niño en los brazos y rayos de gloria alrededor de su cabeza.9 Los germanos veneraban a la virgen “Hertha” con un niño en los brazos. Los escandinavos la llaman “Disa y también la presentaban con el niño en brazos. Los etruscos la llamaban “Nutria”; en India, la “Indrani”, que también era representada con un niño en los brazos, y también, entre los druidas, adoraban a la “Virgo Paritura” como a la “Madre de Dios.
La madre babilónica era conocida como “Afrodita” o “Ceres”, por los griegos; Nana, por los sumerios, y como “Venus” o “Fortuna” por sus devotos en los viejos días de Roma; su hijo era conocido como “Júpiter”. La ilustración muestra a la madre y al hijo como Devaki y Crishna (Krishna).
Por algún tiempo, Isi, la “gran diosa” y su hijo Iswara, han sido venerados en la India, donde se han erigido grandes templos para su culto. En Asia la madre era conocida como “Cibeles”, y su hijo “Deoius”. “Pero no tomando en cuenta su nombre o lugar – dice un escritor -. Era la esposa de Baal, la reina-virgen del cielo quien dio fruto sin haber concebido.Cuando los hijos de Israel cayeron en apostasía, ellos también se descarriaron con este culto de la diosa-madre. Como podemos leer en el libro de Jueces 2:13, “Y dejaron a Jehová y adoraron a Baal y a Astaroth”. Astaroth era el nombre bajo el cual la diosa era conocida por los hijos de Israel. Da vergüenza el pensar que aun aunque aquellos que conocían al Dios verdadero, se alejaban de El y adoraban a la madre pagana. Pero eso es exactamente lo que hicieron14. Uno de los títulos bajo el cual era la diosa conocida por los israelitas, era el de “Reina del Cielo”, como leemos en Jeremías 44:17-19. El profeta Jeremías los reprendió por venerarla, ¡Pero ellos se revelaron a pesar de su advertencia, y fue así como trajeron sobre sí mismo una plena destrucción por la mano de Dios!
En Efeso, la gran madre era conocida como “Diana”; ¡El templo dedicado a ella en esa ciudad era una de las Siete Maravillas del Viejo Mundo! Y no solamente en Efeso, sino también a través de Asia y del mundo entero era venerada la divina madre (Hechos 19:27).En Egipto, la madre babilónica era conocida como Isis, y su hijo como Horus. Nada es más común, en los monumentos religiosos de Egipto, que el infanta Horus sentado en el regazo de su madre (véase ilustración).
El culto a la madre y al hijo era conocido en tiempos pasados, pues en 1747 se encontró un monumento religioso en Oxford, de origen pagano el cual exhibe a una mujer alimentando a un infante. “Así vemos – dice un historiador – que la virgen y el hijo eran venerados en tiempos anteriores desde China hasta Bretaña... y aún en México la madre y el hijo eran venerados”.
Este culto falso se esparció desde Babilonia a varias naciones, con diferentes nombres y formas; finalmente, se estableció en Roma y a través del Imperio Romano. Dice un notable escritor de esta época: “El culto a la grandiosa madre... era muy popular en el Imperio Romano. Existen inscripciones que prueban que los dos (madre e hijo) recibían honores divinos, no solamente en Italia – especialmente en Roma – sino también en las provincias, particularmente en África, España, Portugal, Francia Alemania y Bulgaria.
Fue durante este período de culto prominente a la madre divina, que el Salvador, nuestro Señor Jesucristo, fundó la verdadera Iglesia del Nuevo Testamento; ¡Y qué gloriosa era la Iglesia en esos días!
Pero la que una vez fue conocida como la “Iglesia”, abandonó su fe original en el tercer y cuarto siglos y cayó en la gran apostasía que los apóstoles habían anunciado. Cuando vino la “apostasía” se mezcló mucho paganismo en medio de la cristiandad. Se aceptaban en la Iglesia a paganos no convertidos y en numerosos casos se les permitía continuar mucho de sus ritos y costumbres paganos sin restricción alguna; en ocasiones se hacían algunos cambios con el fin de que estas creencias paganas parecieran similares a una doctrina cristiana. Uno de los mejores ejemplos de esta clase de paganismo lo podemos tener en la forma en que la iglesia pofesante permitía a los paganos el continuar el culto a la diosa madre ¡Solamente con un poco diferencia y con otro nombre! Habían muchos paganos que se sentían atraídos al cristianismo, pero era tan fuerte en sus mentes la adoración a la diosa madre, que no la querían abandonar. Entonces los líderes de la Iglesia buscaron una similitud en la cristiandad con el culto de los idólatras paganos para poder atraerlos en gran número y así añadirlos a ella.>¿Pero a quién podrían usar para reemplazar a la diosa madre del paganismo? Pues claro que a María, la madre de Jesús; era la persona más lógica que podían escoger. ¿Por qué, entonces, no permitir que los paganos continuaran sus oraciones y devociones a su diosa, llamándola con el nombre de María, en lugar de los nombres anteriores con los cuales ellos la conocían? Esto le daba al culto idólatra de los paganos la “apariencia” de cristianismo y de esta forma, ambos bandos podían estar satisfechos e incorporarse así a la Iglesia romana.
Y es esto exactamente lo que sucedió. Poco a poco, el culto y doctrinas que habían sido asociados con la madre pagana, vinieron a ser aplicados a María. Así, el culto pagano de la “madre” continuó dispersándose dentro de la Iglesia profesante.
Es obvio que este culto a María no era sólo la veneración que se merece la más bendita entre las mujeres, la madre humana del divino Salvador, sin que, al contrario, no era más que una continuación del viaje culto pagano a la madre. Porque a pesar de que María, la madre de Jesús, era una buena mujer, dedicada y temerosa de Dios, y fue escogida especialmente para engendrar el cuerpo de nuestro Salvador, no fue nunca considerada como una persona divina o como diosa pro la verdadera Iglesia primitiva. Ninguno de los apóstoles, ni Jesús mismo, dieron alguna vez a entender que se debería venerar a María. Como lo indica la ”Enciclopedia Británica”, durante los primeros siglos de la Iglesia no fue puesto ningún énfasis en María. No fue sino hasta la época de Constantino, la primera parte del siglo IV, cuando alguien empezó a ver a María como a una diosa. Pero aun durante ese período, tal idolatría era denunciada por la Iglesia, lo cual es evidente en las palabras de Epifanio, quien denunció a ciertas mujeres de Tiro, Arabia y otros sitios por rendir culto a María como a una diosa verdadera y hacerle ofrendas en su capilla. Pero unos años más tarde, el culto a María no solamente era permitido pro lo que es actualmente conocida como la Iglesia Católica, sino que vino a ser una de sus doctrinas principales y lo continúa siendo hasta hoy día.
Como Roma había sido por mucho tiempo el centro del culto a la diosa del paganismo, no debemos extrañarnos de que éste fuera uno de los primeros sitios donde le culto a María se estableció dentro de la “iglesia”. Este es un hecho que revela abiertamente que el culto a María fue el resultado directo de la influencia pagana.
Otra ciudad en donde el culto idólatra pagano a la madre era popular fue Efeso, y ahí también se hicieron intentos pro mezclarlo con la cristiandad. En Efeso, desde tiempos primitivos, la diosa-madre era llamada Diana (Hechos 19). En dicha ciudad los paganos la veneraban como la diosa de la virginidad y la maternidad18. Se decía que ella representaba los poderes generadores de la naturaleza, por lo cual se la representaba con muchos senos. Una torre de Babel adornaba su cabeza. Cuando se tienen creencias durante siglos, por lo general no es fácil abandonarlas. De modo que cuando llegó la apostasía, líderes de la iglesia de Efeso razonaron que si permitían a los paganos continuar su adoración a la diosa-madre, los podrían atraer a la “iglesia”. Así, entonces, en Efeso se incorporó el culto a la diosa pagana y se mezcló con el cristianismo. Se sustituyó el nombre de Diana por el de María y los paganos continuaron orando a la diosa-madre. Conservaron sus ídolos con la imagen de ella y la iglesia profesante permitió que los adorasen junto con Cristo. Pero no es mezclando de esta forma el cristianismo con el paganismo el camino de Dios para ganar convertidos. Cuando Pablo llegó a Efeso todavía no se había infiltrado el paganismo. La gente era verdaderamente convertida y en esos días al convertirse al cristianismo destruían las imágenes de la diosa-madre (Hechos 19:24-27). ¡Cuán trágico fue que esta iglesia aceptara y aún adoptara la idolatría abominable de la diosa-madre disfrazándola bajo el hábito de la cristiandad! Finalmente, cuando el culto a María se hizo una doctrina oficial de la Iglesia Católica, en el año 431 d.C., fue precisamente en el Concilio de Efeso, la ciudad de la diogana pagana Diana. Es obvia la influencia pagana que indujo al Concilio a tomar esta decisión. Otro sitio del culto idólatra a la diosa-madre fue Alejandría (Egipto). Aquí era conocida bajo el nombre de Isis. Cuando el cristianismo se propagó hasta Alejandría, se hicieron convenios similares a los que se habían adoptado en Roma y Efeso. El culto idólatra-pagano a la madre fue cuidadosamente inyectado a la “cristiandad” por los teólogos de la iglesia en dicha ciudad. Ahora, el simple hecho de que haya sido en ciudades como Alejandría, Efeso y Roma donde la idolatría pagana se mezcló primeramente con la cristiandad, muestra de manera definitiva la continuación directa del antiguo paganismo. Esto prueba más aún que el culto a María no es más que el antiguo culto popular a la diosa-madre pagana y se puede confirmar notando los títulos que se le confirieron a María así como la forma ritual de sus cultos.
Por ejemplo, María es frecuentemente llamada “la Madonna”. ¡Este título no tiene absolutamente nada que ver con María, la madre de Jesús! En cambio, esta expresión es la traducción de uno de los títulos por los cuales la diosa babilónica era conocida, y Nimrod vino a ser conocido como Baal. El título de su esposa, la divinidad femenina, sería el equivalente a Baalti. En castellano esta palabra equivale a “mi Señora”; en latín, Mea Domina, y en italiano, en una forma bien conocida, es Madonna.
Entre los fenicios, la madre-diosa era conocida como “Nuestra Señora de los Mares”, y aún este título se aplica a María a pesar de que no hay absolutamente ninguna conexión entre María y el y el mar en los evangelios. Las Escrituras claramente indican que sólo hay un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre (l° Tim. 2:5). A pesar de esto, el catolicismo romano enseña que María también es “mediadora”, y es por esto que las oraciones a ella forman una parte muy importante en el culto católico. ¿Pero cómo fue que María vino a ser conocida como “mediadora”? Nuevamente tenemos la influencia del paganismo, pues la madre-diosa de Babilonia tenía nombres como “Mylitta”, que significa “la mediadora”. Y así esto también pasó a la iglesia apóstata, ¡la cual hasta hoy en día habla de María como mediadora!Otro título que proviene del paganismo y fue aplicado a María es el de “Reina del Cielo”. En ningún lugar del Nuevo Testamento se dice que María la madre de Jesús sea o tuviera que ser nombrada reina del cielo; pero este título lo poseía la diosa-madre pagana que era adorada siglos antes de que María siquiera hubiera nacido. Sí, hacía mucho tiempo, en los días de Jeremías, que el pueblo adoraba a la “reina del cielo” y practicaba ritos que eran sagrados para ella. Como podemos leer en Jeremías 7:18-20, “Los hijos recogen la leña y los padres encienden el fuego y las mujeres amasan la masa para hacer tortas a la “reina del cielo”. Y en este contexto, es interesante notar que actualmente las mujeres de Paphos (Cipre), hacen ofrendas a la virgen María, como reina del cielo, en las ruinas del antiguo templo de Astarté
Como hemos visto, el nombre de la diosa-madre en Egipto era Isis y su hijo Horus (Osiris). Pues bien, uno de los títulos por los cuales Isis era conocida también, era el de “Madre de Dios”. Más tarde este título fue aplicado a María por los teólogos de Alejandría. Nuevamente este era un intento obvio para hacer aparentar a la cristiandad semejante al viejo paganismo con la adoración a su diosa. Bien sabemos que María era la madre de Jesús, pero solamente en el sentido de su naturaleza humana. El título católico y el significado original de éste trascendieron y pusieron a la sencilla y humilde madre del Señor en una posición exaltada ajena al Nuevo Testamento. Y en la misma forma se sigue instruyendo a los católicos actualmente.
El culto a Isis no fue limitado a Egipto. Se introdujo en Roma en el año 80 a.C. cuando Sulla fundó un colegio isiaco allí. Y para mostrar hasta qué punto estaba mezclado el paganismo con la “cristiandad” romana, necesitamos solamente mencionar el hecho de que Isis era adorada en un templo “que estaba situado en las colinas vaticanas, donde hoy está localizada la Basílica de san Pedro, el centro de la Iglesia que adora a la “madre de Dios” en aquella forma. Aquí encontramos que los títulos “reina del cielo” , “nuestra señora de los mares”, “mediadora”, “madonna”, “madre de Dios” y otros más –que antes se atribuían a la diosa-madre pagana- fueron poco a poco aplicados a María. Tales títulos indican claramente que el supuesto culto a María de hoy es en realidad una continuación del culto a la diosa pagana. Pero existen todavía más pruebas que se pueden observar en la forma en que se representa a María en el “arte” de la Iglesia apóstata.
Tan bien fijada en la mente pagana estaba la imagen de la diosa-madre con el niño en los brazos, que cuando los días de la apostasía llegaron, “la antigua estampa de Isis y de Horus fue finalmente aceptada, no solamente entre la opinión popular, sino por su sanción episcopal, como el retrato de la virgen y su hijo”. Se adjuntaron representaciones de Isis y su hijo en un marco de flores. Esta práctica también fue aplicada a María, quien casi siempre es mostrada en la misma forma, como bien lo saben los estudiantes del arte medieval.
La diosa egipcia Isis era frecuentemente representada como parada en la “Luna creciente” con “doce” estrellas alrededor de su cabeza. Incluso esto fue adoptado para María, pues en casi todas las iglesias católicas romanas del continente europeo, se pueden ver cuadros de María en la misma forma. La ilustración que e acompaña (impresa tal como está en el Catecismo Oficial de Baltimore, EE.UU.), ¡muestra a María con las doce estrellas alrededor de su cabeza y la Luna creciente bajo sus pies!Para satisfacer las mentes supersticiosas de los gentiles, líderes de la Iglesia apóstata trataron de hacer a María similar a la diosa del paganismo y exaltarla a una superficie divina, para competir con la madre-pagana. Y de igual manera se hicieron estatuas de María –a pesar de que las Sagradas Escrituras prohíben tal práctica. En algunos casos, las mismas estatuas que habían sido veneradas como Isis (con su hijo), fueron simplemente cambiadas de nombre y se dieron a conocer como María y su hijo Cristo, de modo que continuara el antiguo culto. “Cuando el cristianismo triunfó –dice un autor-, estas pinturas y figuras se convirtieron en la Madonna y su hijo, sin interrupción alguna: ningún arqueólogo podría actualmente asegurar si alguno de esos objetos representa a la una o a la otra.
Todo esto demuestra a qué grado se han rebajado los líderes apostatas para tratar de unir el paganismo con el cristianismo. La mayoría de esas figuras con distintos nombres han sido adornadas con joyas en la misma forma en que lo están las imágenes de las vírgenes hindú y egipcia. María, la madre de Jesús, no era rica; al contrario, era pobre. Entonces, ¿de dónde vinieron las joyas y coronas que se ven en las supuestas estatuas de ella? Obviamente, tales representaciones no son cristianas; son de origen anterior al cristianismo.Y así, por compromisos unos muy evidentes y otros más disimulados, el culto a la antigua madre de los paganos fue continuado dentro de la “Iglesia” de la apostasía con el nombre de María, a quien se sustituyó en lugar de la otra. ¡Y este cambio ha venido engañando al mundo entero!

la hostia...su origen


En el altar romano en el que se deposita el sacramento o la hostia consagrada,
Un disco de plata en forma de SOLestá colocado en el altar frente al SACRAMENTO; el cual con la
luz de los cirios adquiere una apariencia más brillante.”¿Qué
tiene que hacer ese “Sol” “brillante” en el altar frente al “sacramento”
u hostia redonda? En Egipto, el disco del Sol se representaba
en los templos, y al soberano con su esposa y sus hijos
se les representaba adorándolo.
Cerca del pequeño pueblo de
Babain, en el Alto Egipto, todavía existe en una gruta la representación
de un sacrificio al Sol, donde se ven “dos sacerdotes
adorando la imagen del sol.En el gran templo de Babilonia, la imagen
de oro del Sol se exhibía para la adoración de los babilonios
.
En el templo del Cuzco, en el Perú, el disco fulgurante de un sol
de oro estaba colocado sobre la pared,para que todo el que
entrara pudiera inclinarse ante él. Los peonios de Tracia eran
adoradores del sol; y en su culto adoraban una imagen del sol en
forma de disco colocado en lo alto de un palo largo
.En el
culto de Baal, practicado por los israelitas idólatras en sus épocas
de apostasía, se observaba igualmente la adoración de la
imagen del sol; y es sorprendente encontrar que la imagen del
sol que adoraba el apóstata Israel estaba erigida sobre el altar.
Cuando el buen rey Josías emprendió la obra de la reforma, leemos
que sus siervos, para llevarla a cabo, procedieron de esta
manera: “Y derribaron delante de él los altares de los baales, e
hizo pedazos las imágenes del sol, que estaban puestas encima”
(2 Crónicas 34:4).
Benjamín de Tudela, el gran viajero judío, hace
un sorprendente relato de adoración del sol aun en tiempos comparativamente
modernos, como el que subsiste entre los cusitas
del Oriente, en el cual encontramos que la imagen del sol era,
incluso en sus días, adorada en el altar. “Hay un pueblo,” dice él, “de la descendencia de Cus, adictos a la contemplación de las
estrellas. Ellos adoran al Sol como dios, y todo el país, por media
milla a la redonda del pueblo, está llena de altares dedicados
a él. Al despuntar la mañana se levantan y salen corriendo del
pueblo para esperar la salida del sol, del cual hay una imagen
consagrada en todos los altares, no a semejanza de hombre, sino
de esfera solar, construida por arte mágico. Estas esferas, tan
pronto como sale el sol, se encienden y resuenan con gran ruido,
mientras todos los que están allí, hombres y mujeres, tienen incensarios
en las manos, y todos queman incienso al sol.
”Por
todo esto, se hace patente que la imagen del sol encima del altar
o sobre él, era uno de los símbolos reconocidos de aquellos que
adoraban a Baal o al Sol
. Y, aquí, en una Iglesia que se dice
cristiana, se coloca en el altar un brillante disco de plata “en
forma de SOL,” ante el cual todo aquel que adore en ese altar
debe inclinarse en humilde reverencia ante esa imagen del “Sol.”
¿De dónde, pregunto, pudo haber venido esto sino del antiguo
culto del sol, o del culto a Baal? Y cuando la hostia se coloca de
tal modo que el “SOL” de plata esté en frente de la hostia “redonda,”
cuya “redondez” es un elemento tan importante en el
Misterio romano
, ¿cuál puede ser el significado de ella, sino simplemente
el de mostrar, para aquellos que tienen ojos para ver,
que la misma “Hostia” es solamente otro símbolo de Baal o del
Sol
? Si la divinidad solar fue adorada en Egipto como “la Simiente,”
o en Babilonia como “el Grano,” exactamente del mismo
modo se adora la hostia en Roma. “Pan de trigo de los elegidos,
ten misericordia de nosotros,” es una de las preces prescritas
en la Letanía romana dirigida a la hostia durante la celebración
de la misa. Y uno, por lo menos, de los mandatos perentorios
en cuanto a la manera en que se reparte esa hostia, es exactamente
la misma que se cumplía en el antiguo culto de la divinidad
babilónica.
Sobre la hostia hay unas letras que vale la pena leer.
Estas letras son I. H. S. ¿Qué significan estas letras místicas?
Para un cristiano, estas letras tienen el significado de “Iesus
Hominum Salvator,” “Jesús, el Salvador de los hombres.” Pero
permítasele a un adorador romano de Isis (pues en la época de
los emperadores había innumerables adoradores de Isis en Roma)
posar sus ojos en ellas, ¿y cómo las leerá? El las leerá, por supuesto,
de acuerdo con su propio y bien conocido sistema idólatra:
Isis, Horus, Seb,” es decir, “La Madre, el Hijo, y el Padre
de los dioses;” en otras palabras, “La Trinidad” egipcia
. ¿Puede
pensar el lector que este doble significado sea algo casual? Con
seguridad que no. El mismo espíritu que convirtió la fiesta del
pagano Oannes en la fiesta del cristiano Joannes, conservando
al mismo tiempo todo su paganismo antiguo, ha planeado hábilmente
las iniciales I. H. S. para dar la apariencia de un tributo al
cristianismo
, mientras el paganismo tiene realmente toda la substancia
del homenaje que le es tributado.

La sospechosa muerte de Juan Pablo I


En relación con la masonería es interesante repasar los acontecimientos que rodearon la misteriosa muerte de Juan Pablo 1. Para comprender las fuerzas que estaban en juego en el momento de su muerte, hay que retroceder hasta el siglo XIX, cuando la Iglesia pierde su poder terrenal sobre los Estados Pontificios durante la revolución nacional italiana. El resultado de este cambio es que, a partir de 1870, los papas se convirtieron en «prisioneros del Vaticano». Gracias a su papel en la entrega de Italia a Mussolini, el papa Pío Xl (1922-1939) recibió el equivalente a 80 millones de dólares y la restauración temporal del papado en el Estado de la Ciudad del Vaticano bajo los términos del tratado de Letrán, de 1929. Pío XI y sus sucesores explotarían este tratado para crear un banco Vaticano, más allá de todo control por parte de las autoridades civiles.

La doctrina totalitaria del Concilio Vaticano 1 estableció que cualquier desviación de las enseñanzas morales del Papa era un error. Durante su estancia

en el Vaticano, Juan XXIII luchó para poner en marcha el Concilio Vaticano II, a pesar de la fuerte oposición de los conservadores, que temían cualquier pérdida de su poder absoluto y como consecuencia, la pérdida de sus privilegios y riquezas terrenales que la Iglesia había amontonado. Al morir Pablo VI, se eligió al cardenal Albino Luccani como sucesor, considerado por el cónclave como un candidato de compromiso, fácilmente controlable por las facciones mas conservadoras.

Pero cuando el Cardenal Luccani fue elegido Papa con el nombre de Juan Pablo I, empezó a mostrar una inteligencia privilegiada y una determinación que había permanecido oculta por su carácter reservado. Desde el primer momento decidió revolucionar el papado y devolverte sus orígenes espirituales. En su coronación, rehusó ser llevado en el papamóvil y no quiso ponerse una tiara incrustada de piedras preciosa; tampoco aceptó seguir el guión de la Curia para sus audiencias y conferencias de prensa. El supremo organismo de control Vaticano quedaba así desafiado, pero no tardó en reaccionar censurando sus comentarios en el diario oficial del Vaticano, sobre todo cuando expresó su opinión favorable al uso de los anticonceptivos.
Sin embargo, su mayor «pecado» fue indagar en los negocios del banco del Vaticano (es decir, el Instituto para las Obras de Religión, IOR), que en 1969 entró en negociaciones de la mano de Pablo VI con Michele Sindona, un financiero siciliano. (foto izquierda)

El desmesurado ascenso de Sindona desde la pobreza hasta el control de un imperio internacional de banca, se debía parcialmente al apoyo de patrocinadores de la mafia y la logia P2 (Propaganda Due), una sociedad secreta masónica controlada por Lucio Gelli. Éste financió su imperio mediante el saqueo sistemático de una cadena de banco adquiridos por su socio, Roberto Calvi.(foto abajo) Con la ayuda de Gelli y Calvi, Sindona obtuvo el control de uno de los grupos financieros más antiguos y prestigiosos de Italia y Suiza, incluso otras instituciones financieras relacionadas con el Vaticano.
Pablo VI pidió consejo financiero a Sindona en 1968, cuando el Gobierno italiano revocó la exención tributaria que la Santa Sede disfrutaba sobre los ingresos recibidos de inversiones italianas. Ya que el Vaticano no quería hacer pública la cuantía de su cartera de valores, decidió suprimir muchas de sus inversiones domésticas. Sindona le ofreció una solución, sus patrocinadores de la familia Gambino limpiarían su dinero procedente del comercio de heroína por activos legales. Huelga decir que el Vaticano no iba a negociar directamente con la Mafia y se estableció una compañía tapadera cuya miSión era recibir el dinero de los Gambino.

Después de penetrar en este laberinto de corrupción, Juan Pablo 1, llamó a su despacho privado al jefe de la Curia, el Cardenal Villot, la tarde del 28 de septiembre. Quería discutir ciertos cambios que haría públicos al día siguiente. Iba a aceptar las dimisiones del jefe del banco del Vaticano, de varios miembros de la Curia implicados en las actividades de Sindona y del mismo Villot. Además, también iba a declarar su intención de celebrar una reunión el 24 de octubre con una delegación estadounidense para tratar el terna del control de la natalidad.

Cuando el papa Juan Pablo I se retirò a su habitación aquella noche del 28 de septiembre. decidido a tirar de la manta que cubría las negociaciones entre el Vaticano y la Mafia, no podía imaginar que no vería el nuevo amanecer.

A las 04:45 horas del 29 de septiembre, la hermana Vicenza encontró al Papa muerto. Según dice el investigador británico David Yallop, en su libro En nombre de Dios, la hermana Vicenza dio dos versiones ambiguas de cómo encontró al Papa. Según sus primeras y entrecortadas declaraciones a un grupo de sacerdotes franceses aquella misma mañana, le había encontrado sin vida en su cuarto de baño. Sin embargo, la otra versión (sin duda maquillada por Villot), habla de un hombre sentado en la cama con signos de agonía en el rostro cuando la hermana entró en su habitación. Yallop insiste en que esta discrepancia es muy importante: si se determinara que la monja lo encontró muerto en el cuarto de baño, aún con sus vestiduras papales, este hecho apuntaría a que falleció poco después de su «brindis» con el cardenal Villot aquella noche del 28 de septiembre.
David Yallop reconstruye las acciones del cardenal Villot(foto izquierda) y consigue una trayectoria muy sospechosa. Se dice que este cardenal informó de la muerte a las 05:00horas. Las gafas y zapatillas del Papa desparecieron misteriosamente y se especula que pudiera haber restos de vómitos, que en un hipotético análisis explicarían las causas de su muerte. Justo a las 05:00, Villot o un ayudante, llamó a los embalsamadores, que a esa misma hora estaban curiosamente preparados para el evento. Lo que ocurrió entre las 05:00 y las 06:00 sigue siendo un misterio, y a esa hora, el doctor Buzzonati (y no el profesor Fontana, jefe del Servicio Médico del Vaticano) llegó para confirmar la muerte, aunque sin emitir el correspondiente certificado de defunción. Según este facultativo, la causa del fallecimiento fue un infarto. Sobre las 06:30, Villot empezó a informar a los cardenales, una hora y media después de la llegada de los embalsamadores. Antes de las 6 de la tarde de ese día, los apartamentos del Papa ya se habían limpiado y cerrado; sus secretarios habían retirado su ropa, incluso sus cartas, apuntes, libros y recuerdos personales. En otras palabras, a las 6 de la tarde, las 19 habitaciones del papa Juan Pablo 1 no guardaban ningún recuerdo de su corto papado de 33 días. De nuevo el número masónico por excelencia y relacionado a su vez, con los Illuminati; además de un breve mandato que terminó el 29 de septiembre de 1978. Aquí hay otra contraseña de los Illuminati; el numero 29 se reduce a 11, y en la numero logia todos los números que cumplen esta condición se asimilan a él, es decir, 29, 38, 47, 56, 65, 74, 83 y 92. Siguiendo las órdenes de Villot, el Papa fue embalsamado esa misma tarde, un procedimiento no sólo irregular sino ilegal. Se dice que durante el proceso de embalsamamiento, no se permitió la extracción de órganos ni sangre. Yallop afirma que «una pequeña cantidad de sangre» habría sido suficiente para que un experto forense estableciera la presencia de cualquier sustancia venenosa. Según el Abad de Nantes, la sentencia de muerte cayó sobre Juan Pablo I el día que abrió los dosieres secretos de Pablo VI, y la forma en que murió tenía todos los visos de una ejecución masónica, planeada ese mismo día por Licio Geelli y Roberto Calvi

segunda parte

tercera parte

cuarta parte

quinta parte

El juicio al Papa muerto


Después de nueve meses de fallecido, el cadáver del papa Formoso fue exhumado y sometido a juicio en la sede del pontificado de Roma. Se lo revistió de sus ornamentos papales y se procedió a juzgarlo. Fue condenado, mutilado y escondido, luego absuelto, perdonado y sepultado, vuelto a enjuiciar y condenar, arrojado a las aguas del río Tíber, secuestrado y, finalmente, vuelto a perdonar.
En el año 877 Formoso es obispo de Porto y recibe la excomunión de parte del Papa Juan VIII. El motivo es político. Formoso apoya a Arnulfo de Carantania para que se haga con el trono del Imperio Carolingio y Juan apoya a Carlos II el Calvo, nieto de Carlomagno, quién finalmente accede al reinado.
Arnulfo y Formoso deberán esperar algunos años y algunas muertes para acceder a sus respectivos tronos.
Muerto Juan VIII, Formoso es perdonado y regresa a su diócesis de Porto donde continúa con su hábito de conspirar en favor de Arnulfo mientras se acerca al trono de Pedro. En el año 891 se convierte finalmente en Papa. Una de sus primeras acciones será la de coronar al nuevo monarca del Imperio: Guido de Spoleto, en una ceremonia revestida de hipocresía política, puesto que Guido es rival del teutónico Arnulfo, aliado del Papa y pretendiente del trono.

En el año 894 Guido muere y cede el trono a su hijo Lamberto de Spoleto. Formoso y Arnulfo conspiran para derrocarlo. Cada cual a su manera. Arnulfo con las armas y Formoso con la palabra. Así convence al teutón para que atraviese los Alpes y asalte Roma, cosa que consigue en febrero del año 896, expulsando a Lamberto y erigiéndose emperador. El Papa Formoso lo corona en el atrio de la primer Basílica de San Pedro en una de sus últimas acciones como Papa, ya que pocos meses después, el 4 de abril de ese mismo año, fallece.

Concilio cadavérico
Poco tiempo dura Arnulfo en Roma. Ese mismo año debe abandonar Italia enfermo. Lamberto puede volver y reconquistar lo suyo. Un nuevo Papa está en el poder, Esteban VI, y apoya al de Spoleto.
Otra vez en el trono no olvida sus rencores y decide satisfacerlos vengándose de su enemigo ya fallecido.
Convence a Esteban y, nueve meses después de muerto, exhuman el cadáver del antiguo Papa y lo someten a juicio en lo que la historia recuerda como el Concilio cadavérico.

Juicio y sentencia

El cadáver de Formoso fue revestido de sus ropas y ornamentos papales, sentado en el trono de la Basílica Constantiniana y sometido a juicio oral con la presencia del Papa Esteban VI, un séquito de testigos y un fuerte olor a hombre muerto en donde el acusado poco pudo decir para defenderse.

Fue encontrado culpable, como era de esperar.
Pero las actas del juicio desaparecieron por lo que no se sabe a ciencia cierta de qué fue declarado culpable. Como consecuencia se le anularon todos los actos y ordenaciones que realizó durante su papado. Fue despojado de sus vestiduras, se le amputaron tres dedos de su mano derecha con los que se suelen impartir las bendiciones y se ocultó su cadáver.Sin embargo, en 897, un nuevo Papa, Teodoro II revirtió la sentencia y nuevamente el cadáver de Formoso fue perdonado y sepultado en la Basílica de San Pedro, de acuerdo a su investidura papal donde permanecería hasta el año 904 cuando el Papa Sergio III, a poco de acceder al trono, revierte la disposición y promueve un nuevo juicio contra el cadáver.

Otra vez Formoso, el muerto, es hallado culpable.

La condena dictamina arrojarlo a las aguas del río Tíber para que se lo trague el mar. Pero el cuerpo sin vida del Papa persiste en su lucha por no desaparecer de la historia y se sujeta en las redes de un pescador que lo rescata y lo esconde durante algunos años.

En el año 911, cuando termina el pontificado de Sergio III, el persistente cuerpo de Formoso es devuelto a la sede papal donde pudo por fin, luego de tantas vueltas, descansar hasta nuestros días, sin ningún otro juicio post-mortem que soportar.

La Religion del 666

La religion del 666 from blogtagtuc on Vimeo.

La Mitra...su origen pagano


El jefe de la "Iglesia Católica", el llamado "Papa", lleva como símbolo de su primacía,
una Mitra con forma de pez con la boca abierta.
el origen de la Mitra es en mucho anterior al cristianismo
En ningún lado de la Palabra de Dios nos habla del uso de la Mitra por los apóstoles,
obispos o ancianos, ni tampoco establece una primacía entre ellos, pues la única cabeza
es Cristo. "Y El es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; El que es el principio, el
primogénito de los muertos, para que en todo tenga el primado" (Colosenses 1.18).
¿de donde viene la utilización de la Mitra?
Tenemos que volver la vista de nuevo a las religiones paganas; es en Babilonia donde el
sumo sacerdote del culto a Semíramis, llevaba una Mitra como símbolo del "dios
Dagon", el dios pez.
Cuando el ejército macedonio - persa ocupó Babilonia, se produjo la huida del sumo
sacerdote y algunos adeptos a la ciudad de Pérgamo y de allí a Italia, estableciéndose
como religión Etrusca. Es allí, ya en tiempos de la influencia romana, cuando el culto
paso al Imperio y fue Julio Cesar, tras ser iniciado en los inisterius babilónicos, el que
unifica el poder religioso y político en una misma persona, pasando a ser el propio
Cesar la reencarnación de un dios.
Desde entonces los emperadores romanos llevaban la Mitra como símbolo del sumo
sacerdocio de la religión pagana, llamándose "Pontificex Maximus".
Es Constantino, en el edicto de Milán del año 313 D.C., quien legaliza la religión
cristiana y, posteriormente, la instituye como religión oficial del Imperio. Se unifican,
en este importante personaje, los primados político y religioso - cristiano del Imperio.
Es a partir de él, que los "Papas y obispos" llevan el título de "Sumos Pontífices" y la
Mitra, como símbolos de su primacía religiosa

Las excavaciones hechas en Nínive han sobrepasado
toda posibilidad de duda. La mitra del Papa es totalmente diferente
a la mitra de Aarón y de los sumos sacerdotes judíos, pues
esa mitra era un turbante
. La mitra de dos puntas que usa el
Papa cuando se sienta en el trono elevado de Roma para recibir
la adoración de los Cardenales, es la misma mitra usada por
Dagón, el dios-pez de los filisteos y de los babilonios. De dos
maneras se representaba antiguamente a Dagón
. Una era cuando
se le representaba como medio hombre y medio pez; la parte
superior completamente humana, y la inferior terminada en la
cola de un pez. La otra era cuando“la cabeza del pez formaba una mitra sobre la del hombre,
mientras su escamosa cola, a modo de abanico, caía por
detrás como una túnica
, dejando al descubierto los miembros y
los pies.Las mandíbulas abiertas del pez que coronan la cabeza
del hombre en Nínive, son el duplicado inequívoco de las
puntas de la mitra del Papa en Roma.
Así fue en el Oriente, por lo menos quinientos años antes de la era cristiana. Parece que
también en Egipto hubo algo semejante uno de
los genios del panteón egipcio aparece bajo forma humana, con
la cabeza de este pez.”35 En Occidente, en un período posterior,
tenemos la evidencia de que los paganos separaban la mitra en
forma de cabeza de pescado del cuerpo del pez, y sólo usaban
esta mitra para adornar la cabeza del gran dios Mediador pues,
en algunas monedas paganas de Malta ese dios, con los bien
conocidos atributos de Osiris, está representado sin forma alguna
de pez, salvo por la mitra sobre su cabeza (Fig. 49),36 mitra
muy parecida en la forma a la que hoy usan el Papa y los obispos.
Incluso en China, la misma práctica de usar la mitra de
cabeza de pescado prevaleció alguna vez, pues el uso por parte
del emperador chino de una mitra semejante a la papal ha subsistido
hasta los tiempos modernos

El obelisco del vaticano...su origen pagano


Al considerar el uso del obelisco a la entrada de los templos en el viejo paganismo, no debe sorprendernos el hallar “exactamente” los mismo en la Babilonia moderna, ¡la iglesia católica romana! Sí, no solamente eran puestos estos obeliscos a las entradas de los templos de los idolatras del sol, sino que al frente de la entrada de la catedral de San Pedro, en Roma, ¡hallamos el símbolo idéntico hoy en día! La foto de esta pagina nos muestra la Iglesia de San Pedro –como la iglesia “madre” de todo el cristianismo- , ¡y al frente de ella el obelisco o imagen del celo, símbolo del falo! He aquí una increíble clave para ayudarnos a identificar a la Babilonia moderna. ¿Cómo ha sido que un objeto tan abominable haya sido puesto ahí? Cuando lo estudiamos, descubrimos que al propagarse la religión misteriosa a Roma, junto con ella llegó el uso de obeliscos como un símbolo. Y no solamente fueron los obeliscos hechos y erigidos en Roma, sino que los mismos obeliscos egipcios fueron trasladados a Roma a un gran costo y luego fueron erigidos por los emperadores y dedicados al dios-sol, en días paganos. Y este fue el caso del obelisco que actualmente está situado ante la Basílica de San Pedro.
No es solamente una copia de un obelisco egipcio, ¡sino que es el mismo obelisco que era adorado en Egipto tiempos atrás! Calígula, en los años 37-41 después de Cristo, hizo transportar este obelisco desde Heliópolis (Egipto) hasta su circo de las colinas del Vaticano, donde actualmente yace la catedral de San Pedro.Heliópolis, la ciudad de donde fue transportado originalmente este obelisco, no es más que el nombre griego de Beh-Semes, ¡el cual era el centro egipcio de adoración al sol de tiempos atrás! Y es este el sitio del que dice la Biblia que “...además quebrarán las estatuas de Beth-semes que es en tierra de Egipto y las casas de los dioses de Egipto” (Jeremías 43:13).
De tal forma que el mismo obelisco que una vez estuvo en el antiguo templo pagano, centro del paganismo egipcio (Heliópolis o Beth-semes), ahora está situado ante el templo que es el centro del paganismo moderno, la llamada Catedral de San Pedro, la iglesia “madre” del catolicismo. Esto parece más que una coincidencia. Aquel obelisco de granito rojo del Vaticano mide 83 pies de altura (132 pies con sus cimientos) y pesa 320 toneladas. En 1586, para asegurarse de que el obelisco estuviese situado directamente a la entrada de la Catedral, fue movido a una corta distancia de donde está hoy situado, en la Plaza de San Pedro, por orden del papa Sixto V. No era tarea fácil el mover este pesado obelisco, especialmente en aquellos días. Muchos hombres se negaron a hacer esta tarea, especialmente cuando el Papa pronunció la pena de muerte si el obelisco era soltado y roto.56 Tal sentencia indica por sí miFinalmente, un hombre llamado Domenico Fontana, aceptó la responsabilidad de mover y erigir el obelisco del Vaticano. Con 45 montacargas, 160 caballos y un grupo de 800 hombres, comenzó el trabajo de recolocación. La fecha fue el primero de septiembre de 1586. Las multitudes llenaron la extensa plaza. Mientras el obelisco era removido, la gente que estaba allí –bajo pena de muerte- fue obligada a mantenerse en silencio hasta que se terminó la recolocación. Nuevamente notarnos la importancia que la Iglesia Romana atribuía a este ídolo. Finalmente, después de que casi fracasan en su intento, el obelisco fue levantado, sonaron cientos de campanas y rugieron los cañones y la multitud gritó entusiasmada. Se dedicó al ídolo a la “cruz”, celebraron una misa y el papa pronunció una bendición para los trabajadores y sus caballos.

la Catedral de San Pedro Y circulo qie rodea la plaza esta formada por 284 columnas en estilosma cuán importante consideraba el papa y su pueblo al ídolo tan abominable.
estilo de templos paganos!. Igual que el obelisco, estas columnas eran también consideradas como símbolos “misteriosos” del falo. En el vestíbulo del templo pagano a la diosa, en Hierápolis, por ejemplo, una inscripción referente a las columnas dice: “Yo, Dionisio, dediqué estos falos a Hera, mi madrasta” Y aun así, estas columnas fueron usadas en abundancia para construir el circular de la Plaza de San Pedro, la cual rodea el obelisco egipcio.
Asimismo, al escoger las colinas del Vaticano como sitio de la “Iglesia madre” del catolicismo, fue el resultado de una mezcla del paganismo. En tiempos anteriores, esta colina –como lo indica la misma palabra- era un “sitio de adoraciones divinas” (Vaticinia). Se dice que este nombre proviene del nombre de la deidad Vaticanus, quien tenía su sitio preeminente en esta colina. 59 Mas tarde la colina fue usada para los festivales anuales en honor a Attis Otamus, hijo de la gran madre. En este festival se cortaba un pino y se le ataba a su tacho una efigie del dios. Esta efigie era más tarde enterrada en una sepultura. Estos ritos son aún ejecutados en todo país católico, ritos que son una mezcla del antiguo paganismo con la cristiandad. Como alguno de los ritos antiguos en honor a Tammuz, eran eventos similares a los que le sucedieron a Cristo (tales como su muerte, entierro, etc.). Paganismo y cristianismo fueron unidos “casi sin interrupciones”, ya que esta ceremonia eran celebradas en un santuario de la colina vaticano, que fue mas tarde poseida por los católico-romanos y la Iglesia madre de San Pedro, que esta situada actualmente en el mismo sitio

el origen pagano del oficio papal

El Origen pagano del oficio papal from blogtagtuc on Vimeo.

La babilonia moderna: el vaticano


La Babilonia moderna del vaticano from blogtagtuc on Vimeo.

navidad y su origen pagano


Este estudio no ha sido hecho con el egoísta propósito de polemizar, sino que motivado bajo el deber de pregonar la verdad pura de Las Santas Escrituras, sin tradiciones, ni mixturas de costumbres diametralmente opuestas a la voluntad de Dios.
Tampoco significa una postura dogmática frente al tema, solamente es un llamado a considerar la suficiente luz que la Biblia entrega frente a esta celebración a la cual “todo el mundo” se hace parte.
Que la gracia de Dios nos de luz y sumisión a su Palabra y que nos ayude a hacer lo que es agradable a sus ojos.
La Navidad proviene de la antigua costumbre babilónica, y que roma en su constante afán de sincretismo religioso la trasladó como fiesta cristiana. ¿Por qué los evangélicos se han sometido a esta costumbre católico romana, hablando el mismo idioma y levantando la misma consigna ecuménica?
HISTORIA
En primer lugar, debemos entender y aceptar que la Navidad no tiene su origen en el cristianismo puro, sino que en el paganismo de Babilonia aproximadamente 2600 años a.C.
La historia relata que en aquel entonces existía una reina llamada SEMIRAMIS en cuyo vientre crecía su hijo TAMUZ, que según aquella religión, habría concebido virginalmente.


BABILONIA, ROMA Y LA NAVIDAD No cabe duda que el paganismo de Babilonia trascendió las fronteras, asentándose con mucha fuerza en el politeísmo del imperio romano. Es ahí, donde se celebraba el día 25 de diciembre como “El festival de invierno” , en conmemoración del alumbramiento de TAMUZ, (mitra para los romanos) el dios sol encarnado.
Esta festividad iba acompañada de orgías, desenfrenos y una gran inclinación hacia el valor de la amistad, lo cual se demostraba con intercambio de regalos y presentes para aquella fecha. También surgió la costumbre de adornar las puertas de cada casa, con coronas de flores y hojas verdes y por cierto la práctica de adornar un árbol con frutas y decorativos alusivos al dios sol.
Esta era la fecha del solsticio de invierno y el centro de todo, era recordar y celebrar el nacimiento de la divinidad solar cuya concepción se había realizado en la virgen matriz de la reina del cielo.
Dios Dice: “Destruiréis enteramente todos los lugares donde las naciones que vosotros heredaréis sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso”
Deuteronomio 12:2
La importancia de la fertilidad representada en la firmeza y erección de los troncos de los árboles, era una característica de todas las culturas paganas que la historia registra. Dios siempre abominó el adorno y la adoración del árbol.
¿Será agradable a Dios este árbol dentro de nuestros hogares y locales de reunión?
En la fiesta de Saturno del 25 de Diciembre de cada año, los romanos adornaban los árboles con bolas de colores y frutas, representando la fertilidad y el tributo al dios sol.
Leer: ( Deuteronomio 12:2, 1Reyes 14:23, 2Reyes 16:4, 17:10, Ezequiel 6:13)
También acostumbraban a identificar sus casas con coronas de flores y hojas verdes colgadas en las puertas de sus casas.
EL SINCRETISMO CATOLICO ROMANO
Fue entre los años 324-325 D. C. cuando se decidió su
institución como fiesta cristiana, pasando de
conmemorar la llegada del invierno al nacimiento del
Salvador.
Mitra, encarnación del Sol Invicto, cuya festividad era el
25 de diciembre
, solsticio de invierno, era por aquellos
años el dios persa más popular, importado a Roma por
los propios legionarios romanos, con más de dos mil
templos sólo en Roma-capital. Era, pues, el dios más
venerado del Imperio Romano esos años, y por tanto el
primer dios a cristianizar, puesto que ya se estaba
cristianizando todo:la mezcla del paganismo babilónico y romano, fue introducido deliberadamente al cristianismo.
La antigua Semiramis (Venus,Osiris, etc.) pasó a llamarse “virgen María” y a la encarnación del dios sol Tamuz (Baal, Moloc, etc.) , se le llamó “Jesús”.
El festival del solsticio de invierno celebrado el 25 de diciembre de cada año, pasó a ser la fecha oficial del nacimiento de Jesús y la antigua costumbre de la entrega de regalos y presentes, fué acomodada en función de la experiencia que tuvieron los magos al visitar al niño Jesús, entregándole “regalos”. El antiguo árbol que la religión de Babilonia adornaba en celebración del nacimiento de Tamuz, pasó a llamarse “el árbol de Navidad”.
¿COINCIDENCIA O MISTERIOSA TRASCENDENCIA? Saque Ud. sus propias conclusiones.
PAPA NOEL No podemos negar que la fecha de “navidad” es un verdadero caldo de cultivo para los comerciantes y el consumismo, pero todo detrás de una pantalla o envoltorio cristiano. Los mismos que pregonan la “navidad de Cristo” , exaltan y defienden al “omnisciente, omnipotente y omnipresente”PAPA NOEL. El lo sabe todo, todo lo puede y está presente en todas partes.
Este personaje, que tiene los mismos atributos de Dios, fue introducido a la tradición popular por el catolicismo romano.
El sacerdote católico Nicolás, obispo de Mira en el tiempo del emperador Diocleciano (siglo IV), entre todas sus prácticas religiosas, acostumbraba en época de “navidad” a dar regalos y presentes a los niños. Luego de su muerte, la iglesia de Roma lo elevó a los altares y desde ahí que pasó a ser “San Nicolás o Santa Claus” , a quien todos los niños esperaban ansiosamente, para recibir los regalos en época navideña.
Más tarde, este “san Nicolas” adoptó el nombre de “papá Noel” de la raiz francesa que a su vez deriva del latín “Natalis, natal”, osea “ padre de la navidad”.
Este “papa Noel” trascendió hasta occidente y ya en época contemporánea, fue introducido en diversas historias que hablaban de su origen, relacionándolo con el polo norte, con la participación de gnomos y renos que lo trasladaban en su tarea de repartir “regalos” por todo el mundo.
En 1931, la empresa multinacional Coca - Cola tomó a este popular personaje y lo vistió con sus colores corporativos y es ahí donde se produjo una verdadera explosión y propagación de la creencia en este “súper ser
Ahora veamos lo que dice Dios….
Dios condena a Babilonia, sus creencias y sus prácticas.
(Apocalipsis 14:8, 18:2-24)
CONCLUSIONES
1. La Navidad proviene de la antigua costumbre babilónica, y que roma en su constante afán de sincretismo religioso la trasladó como fiesta cristiana. ¿Por qué los evangélicos se han sometido a esta costumbre católico romana, hablando el mismo idioma y levantando la misma consigna ecuménica?
2. Roma celebraba a mitra cada 25 de diciembre ¿Será agradable a Cristo celebrar su nacimeinto un día tan especial para el paganismo diabólico?3. La biblia enseña que Cristo no pudo haber nacido un 25 de diciembre.
Jesús jamás mandó a que se celebrara su nacimiento, sino que se recordase su muerte en la celebración de la Cena, con un pan y una copa.
“El que tiene oído, oiga...”
Apocalipsis 3:6

iglesia catolica : adoracion al dios sol


iglesia catolica adoracion al dios sol from blogtagtuc on Vimeo.


NAVIDAD,CUARESMA,BAUTISMO,PASCUA Y OTROS TEMAS
EN UN VIDEO QUE UD NO PUEDE DEJAR DE VER.
DESCUBRA TODOS LOS SIMBOLOS QUE SE USABAN
EN LA ADORACION EN EL PASADO AL DIOS SOL
HOY USADOS POR LA IGLESIA CATOLICA APOSTOLICA ROMANA.

El autor del atentado contra Juan Pablo II acusa del ataque al Vaticano


Mehmet Ali Agca, autor del atentado contra el papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981, ha acusado al propio Vaticano de estar detrás del fallido magnicidio.

En declaraciones en exclusiva a la televisión pública turca TRT, Agca culpó al entonces prosecretario de Estado del Vaticano, Agustino Casaroli, de haber sido el cerebro que supuestamente orquestó el asesinato del Papa.El Santo Padre fue herido de gravedad por tres tiros de pistola por Agca en la mano, un brazo y el abdomen cuando viajaba en un vehículo abierto en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

"Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato (del Papa). El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto", declaró Agca refiriéndose al "primer ministro" del Estado del Vaticano.

Agca insistió en que el encargo de atentar contra Juan Pablo II procedió del cardenal Casaroli, quien supuestamente dio la orden de ejecutarlo a través de un agente del Vaticano que identificó como el 'Padre Michele'.

"Hice prácticas para el ataque junto con el Padre Michele y otro agente del Vaticano. Me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la Plaza de San Pedro para planear el atentado", afirmó Agca.

Juan Pablo II lo sabía
La entrevista de Agca coincide con la inminente publicación de un libro de memorias sobre su vida, en el que el autor adelantó que revelaría todos los detalles de lo sucedido en el ataque a Karol Wojtyla en 1981.

Ante las cámaras de la televisión pública turca agregó que ni la CIA norteamericana ni el KGB soviético ni ningún otro poder conspiró contra el Papa de origen polaco, aunque aseguró que se creó la pista soviético-búlgara para ayudar a hundir a la Unión Soviética.

Subrayó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con el Santo Padre, en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, el jefe de la Iglesia católica "sabía muy bien que el Vaticano estaba detrás de ello".Agca, de 52 años, pasó 19 años en una cárcel de Italia antes de que el presidente del país, Carlo Azegli Ciampi, lo indultara en junio de 2000, pero fue entregado a Turquía, donde le esperaba condena perpetua por varios delitos cometidos cuando era miembro del grupo ultraderechista turco 'Lobos Grises'.

Entre otras fechorías, Agca fue hallado culpable de asesinar en febrero de 1979 en Estambul a Abdi Ipekci, editor del periódico de gran tirada izquierdista 'Milliyet'.

Pero tras cumplir seis meses de cárcel, logró fugarse con la ayuda de un activista de los 'Lobos Grises' y juntos fueron a Bulgaria, entonces una de las bases de operaciones de la mafia turca.

El pasado 18 de enero fue puesto en libertad de una cárcel próxima a Ankara, pese a que debería haber permanecido preso, al menos hasta 2017, y fue declarado incapacitado para cumplir el servicio militar, tras ser considerado mentalmente inestable.

el origen pagano del oficio papal (1 parte)


Nimrod, el rey y fundador de Babilonia, no fue solamente su líder político, sino también el líder religioso o rey-sacerdote. Desde Nimrod descendieron una línea de reyes-sacerdotes, cada cual al frente del oculto misterio religioso de Babilonia. Esta línea de sucesión continúa hasta los días de Belsasar, de quien leemos en la Biblia. Muchos saben del banquete que celebró en Babilonia, cuando apareció la mano misteriosa que escribió en la pared. Pero pocos saben que esta reunión no era simplemente un banquete social, ¡sino una reunión religiosa! Las sucias y abominables prácticas de esta ocasión eran parte de las ceremonias religiosas de los misterios babilónicos, de los cuales Belsasar era la cabeza. La Biblia dice acerca de este festival religioso: «Bebieron vino y alabaron a los dioses de oro y de plata, de metal, de hierro, de madera y de piedra». (Daniel 5:4). Para colmar la blasfemia de la ocasión, tomaron su vino en los vasos sagrados del Señor, ¡los cuales habían sido tomados de la casa de Dios en Jerusalén! Este hecho de mezclar lo sagrado con lo pagano, ¡trajo e1 juicio inmediato de Dios! Babilonia fue sentenciada a ser destruida.

En el curso del tiempo, la ciudad de Babilonia fue completamente destruida. La vieja ciudad está ahora en ruinas, deshabitada y desolada (Jeremías 50:39 y 51:62). Hoy día hay un ferrocarril que va de Bagdad a Basra, el cual pasa cerca de las ruinas. Hay un letrero en inglés y árabe que dice «Apeadero de Babilonia». Por allí circulan trenes para recoger pasajeros. Los únicos son, empero, turistas que van a ese lugar a inspeccionar las ruinas. Aunque la ciudad fue destruida, en la actualidad existen aún indicios de la antigua religión babilónica.

Después que Roma conquistó el mundo, el paganismo que se había propagado desde ella y se había desarrollado en varias formas, fue mezclado dentro del sistema religioso de Roma, incluyendo la idea del pontífice supremo o Pontifix Maximus. Así, el paganismo babilónico, que había sido ejercido originalmente por Nimrod, fue incorporado a la religión romana bajo el liderazgo de Julio César. Fue en el año 63 a. de C., que Julio César fue reconocido oficialmente como el Pontifix Maximus de la religión de los misterios, establecida a la sazón en la Ciudad Eterna. Como es bien conocido, este título y oficio pasaron a cada uno de los emperadores romanos y tuvo vigencia por espacio de muchos años.

Una moneda antigua de Roma perteneciente a César Augusto (27 a. de C. a 14 d. de C.) muestra su título como el de Pont-Max, es decir, Pontifix Maximus, la cabeza de los misterios paganos. Es interesante notar que monedas de este tipo estaban en circulación durante los días del ministerio terrenal de nuestro Señor. «...y ellos le presentaron un denario. Entonces les dice: ¿De quién es esta figura y lo que está escrito en ella? Y ellos le dijeron: De César» (Mateo 22: 17-22).

Otros emperadores (incluso Constan tino) continuaron teniendo este oficio hasta el año 376 d. de Cristo, cuando el emperador Graciano, por razones cristianas, rehusó ser el pontífice máximo, pues se dio cuenta de que tal título y oficio eran idólatras y blasfemos.

Sin embargo, para esta época, el obispo de Roma había escalado ya una posición de prestigio y poder políticos. ¿No consideraban muchos a Roma la ciudad más importante del mundo? Entonces, ¿por qué su obispo no podía ser el «obispo de los obispos» y cabeza de la Iglesia? De esta manera razonaron muchos de los líderes religiosos mundanos en este período. Y así, cuantos más compromisos se establecían entre el cristianismo y el paganismo, el obispo romano llegó a ocupar un lugar preeminente. No sólo es considerado como una persona importante por la Iglesia apóstata, sino que al haber mezclado tanto paganismo en la Iglesia Romana, ¡era también aclamados por los mismos paganos! Así, en el año 378, Demaso, obispo de Roma, fue elegido Pontífice Máximo, ¡el alto sacerdote oficial de los misterios babilónicos!

Tan ingeniosa fue esta mezcla, esta unión de paganismo con cristiandad, ¡que un hombre fue reconocido por ambos grupos -paganos y cristianos- como la cabeza! Era reconocido por la “Iglesia” como el obispo de obispos, mientras que los paganos lo reconocían como el Pontifix Maximus, cuyo oficio ejecutaba realmente. Para esta época, a través de los años, las fuentes del paganismo y cristianismo se juntaron produciendo lo que actualmente es conocido como la Iglesia Católica Romana encabezada por el Supremo Pontífice o Pontitix Maximus: ¡el Papa!

Del mismo modo que los césares usaron el título de Pont-Max, asimismo han hecho los papas. Este título es hallado con facilidad en todas las inscripciones habidas en el Vaticano: sobre la entrada de la catedral de San Pedro, sobre la estatua de "Pedro” en la cúpula, sobre la entrada de la “Puerta del Año Santo”, la cual se abre sólo durante los años de jubileo, etc. La medalla que adjuntamos fue impresa por el papa León X antes de la Reforma e ilustra una de las formas que el título Pont-Max (Pontífice Maximo) fue usado por los papas.

¿Pero cómo puede ser un hombre, al mismo tiempo, cabeza de la Iglesia y cabeza de los misterios paganos, como pontífice supremo? Tratando de encubrir esta contradicción, líderes religiosos buscaron la similitud dentro de las dos religiones. Sabían que si encontraban, aunque fueran pocos, algunos puntos de relación entre ambos lados, podrían convertirlos en uno, porque para esa época, la mayoría no se preocupaba por la verdad...; su deseo estaba puesto en los números y en el poder político. La verdad era secundaria.

Incluso encontraron otra semejanza: el pontífice supremo del paganismo llevaba el título caldeo; es decir, peter o intérprete. ¡Intérprete de los misterios! Aquí, pues, había una oportunidad para los líderes de esa época de «cristianizar» la oficina pagana del Pontifix Maximus, la oficina del obispo de Roma -el Papa- de hoy en día. Al asociar la palabra peter de Pedro el apóstol con el gran intérprete de Roma (aunque no había conexión alguna entre ambos), podía dar al oficio pagano una apariencia superficial de cristiandad.

Pero esto presentaba ciertos problemas. Para hacer que el apóstol Pedro fuera el Pedro de Roma, cosa difícil, dado que los intérpretes de los misterios, los supremos pontífices, habían estado desde épocas anteriores conectados con Roma, ¡era necesario afirmar que el apóstol Pedro había ido a Roma! Y esta es la verdadera razón por la cual -a partir del siglo IV y no antes- empezaron a ser propagadas muchas historias con intentos de probar que Pedro fue a Roma. Y al enseñar esto pudieron unir el paganismo y el cristianismo bajo el liderazgo del supremo pontífice, el padre de padres, o el Pedro de Roma, ¡el intérprete de los misterios de Roma! “y así, para los ciegos cristianos de la apostasía, el Papa llegó a ser el representante de Pedro el apóstol, mientras que para los paganos era el representante del intérprete de sus bien conocidos misterios”.

el origen pagano del oficio papal (2 parte)


Luego buscaron otras similitudes para asociar a Pedro el apóstol con la oficina del Pontifjx Maximus. Una de ellas tuvo que ver con las llaves. Por espacio de casi mil años, el pueblo romano había creído en las «llaves» míticas, las llaves simbólicas del dios pagano Janos y de la diosa Cibeles. Desde antiguas épocas, las “llaves” habían sido símbolos de la religión de los misterios en varios sitios y formas. El bramán, pontífice supremo de la India, por ejemplo, era reconocido como el poseedor de las “llaves” y portaba en su corona dos llaves cruzadas. El mitraísmo, una de las ramas principales de los misterios que llegaron a Roma, mostraba a su dios-sol, Mitra, portando dos llaves como símbolo de la autoridad.

Cuando todo esto fue absorbido por Roma y los emperadores reclamaron ser los sucesores de los «dioses» y los pontífices supremos de los misterios, las llaves también llegaron a ser un símbolo más de su autoridad. De manera que cuando el obispo de Roma, el Papa, llegó a ser el supremo pontífice, por el año 378 d. de C., automáticamente pasó a poseer las llaves míticas. Esto le ganó al Papa reconocimiento por parte de los paganos. ¿Pero cómo podría ser esto asociado con la cristiandad? Nuevamente líderes apóstatas de la Iglesia vieron una oportunidad de mezclar a Pedro dentro de la historia. ¿Acaso no le había dicho Jesús a Pedro “Ya ti te daré las llaves del reino de los cielos”? (Mateo 16: 19). Sin embargo, no fue sino hasta el año 431 que el Papa, públicamente, proclamó que él poseía las llaves de autoridad que le habían sido dadas a Pedro. Esto fue más de cincuenta años después de que el Papa llegara a ser el supremo pontífice, el poseedor de las llaves. Evidentemente, las llaves que el Papa usa como insignia de su autoridad espiritual, son las llaves míticas del paganismo y no el símbolo original de las llaves que Jesucristo le dio a Pedro.

Algunos han forzado la Escritura en lo que se refiere a Pedro recibiendo las «llaves del reino» hasta tal punto que ven a Pedro como el portero del cielo que decide quién entra y quién no entra. Esto es muy similar a las ideas del dios pagano Janos, puesto que éste era quien guardaba las puertas en la mitología romana. Janos, con llave en mano, aparece en el grabado con dos caras, una de apariencia joven y la otra de viejo (aludiendo al mito de que Nimrod viejo encarnó en Tammuz joven).
Las llaves que dio nuestro Señor a Pedro no fueron llaves materiales para una puerta material. La llave fue dada a Pedro y a todos los demás discípulos que el Señor envió a predicar el mensaje del Evangelio. Y a través de esta predicación del evangelio que les fue dado, podrían los hombres ser salvos y tener entrada en el glorioso Reino de Dios.

Adelantándonos un poco, es interesante notar que no sólo eran las llaves un símbolo de Janos, sino también un ave que se «consagraba» a él, el gallo) Así como las llaves de Janos fueron adoptadas como símbolo papal y más tarde asociadas con Pedro, también fue usado el gallo en un nuevo intento de armonizar ideas paganas con eventos de la vida de Pedro. ¿Acaso no había cantado el gallo en la noche que Pedro negó al Señor? (Juan 18: 27). Había, pues, aquí otra similitud -aunque muy vaga-, ¡pero incluso ésta fue usada para hacer el oficio pagano del Pontifix Maximus, el alto sacerdote de Janos, aparentar semejanza con Pedro!

Este título de supremo pontífice o Pontifix Maximus, el cual lleva el Papa, obviamente no es cristiano pues fue llevado por los emperadores paganos de Roma antes de la era cristiana. ¿Cuál era el significado de este título? Como es bien sabido, «pontífice» viene de las palabras Pons, que significa «puente», y Facio (hacer). La palabra pontífice quiere decir «constructor de puentes». Los reyes sacerdotales o emperadores de los tiempos paganos eran considera- dos como los constructores y guardianes de los puentes de Roma para proteger la ciudad de invasiones. Como supremos sacerdotes de la religión romana en esos días paganos, el título en su significado original tenía un simbolismo religioso: cada uno de estos reyes-sacerdotes reclamaba ser el puente o conexión entre esta vida y la venidera.

¡Entonces, evidentemente, el título Pontífice no tenía nada que ver con el verdadero cristianismo! Era simplemente el título de los reyes-sacerdotes paganos. Aun así, los papas continúan llevando este título hasta el día de hoy. Este simple hecho nos demuestra cuánta influencia tuvo el paganismo en la «Iglesia» de Roma. La rama de los misterios babilónicos que llegó a Roma (por vía de Persia) era conocida como mitraísmo. Su influencia creció en Roma hasta que llegó a ser -en una época- casi la única fe del Imperio. En esta rama de los misterios, el líder del sacerdocio era llamado el Pater Patrum, es decir, el “Padre de los Padres”. Adoptando este título, la cabeza del catolicismo romano es el Papa, el padre de los padres. ¡El «Padre» o líder de los misterios (anterior a la era cristiana) tenía su posición en Roma y asimismo el «Padre» o líder de la Iglesia Católica, tiene su centro en Roma!

Además de esta evidencia, hay muchas más pruebas de que el Papa no es el sucesor del apóstol Pedro, sino el sucesor de la línea de sumos sacerdotes del paganismo que tuvo su origen en Babilonia. Los costosos y altamente decorados vestidos que usan los papas, demuestran que el oficio de Papa es de origen pagano, pues estas vestiduras eran copiadas de las que lucían los emperadores romanos ¡y no de los apóstoles! Los historiadores no han permitido que este hecho continúe sin ser notado, pues verdaderamente su testimonio es que “las vestiduras del clero eran testimonio de la Roma pagana”.

La tiara que usan los papas, aunque decorada en formas diferentes y de diferentes edades, es idéntica en su forma a la usada por los «dioses», que se muestran en las viejas tablas paganas de Asiria.

La mitra usada por los papas (y algunas veces por los cardenales y obispos) tiene aún un origen más interesante, ¡un origen que nos provee de otra clave para revelar la identidad de la Babilonia de hoy y el verdadero origen del oficio papal! En el famoso cuadro de Rubens podemos ver la ilustración de Teodosio y Ambrosio (siglo IV).

Nótese la forma del ornamento que usa Ambrosio. ¡Ciertamente no hay indicación alguna de que esta mitra hubiese sido usada alguna vez por Cristo o por sus apóstoles! La mitra usada por Aarón y los altos sacerdotes judíos era completamente diferente de ésta, puesto que ellos usaban un turbante. El tipo de mitra usada en la última ilustración no es conocido en las Escrituras. ¿De dónde proviene este tipo de mitra que usan los papas?

Recordemos que el falso «salvador» de Babilonia en los «misterios» era representado en varias formas y símbolos. Una de esas formas misteriosas era la de un pez. En esta forma, Nimrod, el civilizador de Babilonia, era conocido como Gannes, o como Dagón (Dag significa “pez”), y de ahí el “Dios- Pez”. El estudiante de las Escrituras sin duda recordará lo odioso que fue a los ojos de Jehová este culto pagano de Dagón originado en Babilonia. El culto a Dagón se hizo especialmente popular entre los idólatras filisteos (Jueces 16:21-30 y 1. Samuel 5:5-6). Antiguos monumentos muestran frecuentemente a Dagón representado como mitad hombre y mitad pez.

Como lo indica Layard en Babilonia y Nínive, la cabeza del pez formaba una mitra sobre la cabeza del hombre, mientras que sus faldas caladas y en forma de manto dejaban al descubierto sus manos y pies. Aquí, pues, como en tiempos antiguos, la mitra terminaba en punta como la quijada de un pez, brevemente abierta; ¡sin duda alguna, el prototipo de la mitra usada actualmente por el Papa!

Más tarde, la figura del cuerpo del pez fue quitada y sólo se usó la mitra en forma de cabeza de pez para adornar la cabeza del gran dios mediador. En varias monedas paganas de Malta, este dios (cuyas características son idénticas a las de Osiris, el Nimrod egipcio), es representado sin el cuerpo de pez y sólo muestra la cabeza del pez. El que esta mitra era usada en el culto babilónico es evidente, pues está escrito que los sacerdotes caldeos también usaban un cetro en forma de cabeza de pez. y es este mismo el tipo de mitra pagana que el Papa -el supremo pontífice de la moderna Babilonia- usa en la actualidad.. Como dijo el notable escritor Hislop, refiriéndose a la mitra papal, “la mitra en doble pico que usa el Papa cuando está sentado en el altar supremo de Roma recibiendo pleitesía de los cardenales, es idéntica a la usada por Dagón, el dios-pez de los filisteos y babilonios”.

el origen pagano del oficio papal(3 parte)


En el anillo usado por el Papa puede verse, también, otra identificación entre éste y el viejo paganismo. H. A. Ironside dice que el Papa es «el sucesor directo del sacerdote supremo de los misterios babilónicos y el siervo del dios-pez Dagón, por quien usa, como sus antecesores paganos, el anillo del pescador». Pues bien, como hemos visto una y otra vez, los líderes de la Iglesia apóstata buscaban similitudes dentro del sistema pagano que pudieran aplicar- se al cristianismo y unir así ambos sistemas. Cuando hallaban algo trataban de unirlo en la forma menos obvia. En este caso, como Pedro fue pescador durante un tiempo, el pueblo fue enseñado que este anillo del dios-pez inscrito con el título Pontifix Maximus, era el anillo de Pedro el pescador. Pero el apóstol Pedro nunca usó anillos de este tipo, como tampoco nadie se postró ante él para besarle el anillo. Lo más probable que ni siquiera hubiera tenido nunca uno, pues en cierta ocasión dijo: «Ni tengo oro ni plata» (Hechos 3: 6).
Otra clave que nos puede ayudar a resolver el misterio de la Babilonia moderna puede ser visto en el uso del palio por la Iglesia Católica Romana. Los diccionarios lo definen como una sombrilla usada por el alto clero pagano de Grecia y de Roma antes de la Era Cristiana, y que es empleado hoy en día por el Papa en numerosas ocasiones. Aquí, pues, hay más pruebas de paganismo mezclado con la Iglesia apóstata.

El palio es hecho de lana blanca, la cual es tomada de dos corderos que han sido “bendecidos” en la basílica de Santa Ignacia, en Roma. Como un símbolo de que los arzobispos también participan en la plenitud de la oficina papal, el Papa les envía el palio. Pero antes de enviárselo, es puesto sobre la supuesta tumba de Pedro por espacio de una noche. ¡Este rito no es más que una copia del paganismo que se practicaba entre los antiguos griegos!

Otro intento de asociar al Papa con el apóstol Pedro puede verse en la forma en que la Iglesia Romana declaró poseer la llamada Cátedra de san Pedro, o “Silla” de Pedro . «Hasta 1662 -dice Bower- tenían los romanos la creencia de que el apóstol había hecho construir esta silla y se había sentado en ella. Y esta silla en la que se suponía se había sentado Pedro, fue expuesta al público para que la venerara... en el festival de la silla. Pero desafortunadamente, mientras se limpiaba para situarla en algún lugar del Vaticano, aparecieron en ella las doce obras de Hércules”.

La Enciclopedia Católica muestra una fotografía de esta silla y menciona que las láminas muestran fabulosos animales de la mitología así como también las “obras de Hércules”.

Teniendo en cuenta que los labrados paganos referentes a Hércules están en la silla, es interesante notar una declaración hecha en otro volumen de la Enciclopedza Católica: “Gilgamesh, el cual la mitología transformó en un Hércules babilónico..., sería entonces la persona designada en la Biblia como Nimrod” En esta declaración Nimrod es comparado con el Hércules que aparece en la llamada “silla de Pedro”. Considerando todas estas cuestiones, no hay ninguna razón para creer que la silla tuvo un origen cristiano.

Una comisión científica nombrada por el papa Pablo VI, en julio de 1968, declaró que ninguna parte de esta silla era de la era apostólica (midiendo la actividad radioactiva del carbón en la madera, puede determinarse la fecha en que se cortó el árbol). En el informe oficial de los datos carbónicos y otras pruebas, se ha podido comprobar que la silla data a lo sumo del siglo IX.

Hace muchos siglos se halló en Roma una estatua del dios pagano Júpiter. La grandiosa estatua de bronce fue alterada y se la nombró como de “san Pedro”. Hasta hoy en día, la estatua es vista con profunda veneración. Tanto es así, que el pie de la estatua ha sido besado tantas veces por los devotos feligreses, que los dedos de ésta están gastados casi por completo.
Esta práctica de besar a un ídolo o estatua es de origen pagano, ¡el mismo paganismo condenado por la Biblia! Como hemos visto, el culto a Baal no era nada más que el antiguo culto a Nimrod en forma divina (como dios-sol). ¡Y la práctica de besar una estatua suya era una vieja costumbre! ¿Qué dice la Biblia acerca de esto? En los días de Elías, multitudes se habían arrodillado ante Baal y le habían besado. Idéntico rito sobre el cual estamos hablando. “Y yo -dijo Jehová- haré que queden en Israel siete mil; todas rodillas que no se arrodillaron ante Baal y bocas que no le besaron” (1.0 Reyes 19: 18). Arrodillarse y besar a un ídolo era parte del culto a Baal.

En una de sus formas misteriosas, Nimrod (encarnado en el joven Tammuz), era representado como un becerro. Y así, en el Antiguo Testamento, cuando el pueblo de Dios fue tras otros dioses, se hicieron estatuas de becerros, las adoraron y las besaron. “Y ahora añadieron a su pecado y de su plata se han hecho según su entendimiento, estatuas de fundición, ídolos, toda obra de artífice acerca de las cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los becerros” (Oseas 13:1-3).

¡De modo que no debemos pensar que es extraño que junto con otras prácticas que fueron incorporadas dentro del catolicismo, el besar un ídolo ha venido a ser también parte del sistema! Pero para aquellos que comprenden el “misterio”, ya no lo es más, sino que se hace obvio que la misma estatua que era adorada en la Roma pagana, como Júpiter (nombre romano a la forma de Tammuz), se encuentra hoy en día posando como san Pedro, y el mismo rito pagano de besar y adorar al ídolo continúa hoy día. ¡Y no debemos maravillarnos de que el Papa sea besado también en el pie, pues realmente él es representante no de Cristo ni de Pedro, sino de la religión babilónica!

Así como los ritos de besar un ídolo fueron adoptados del paganismo, en la religión católica romana lo fue la costumbre de llevar en andas a las imágenes en procesiones religiosas que son puramente paganas en su origen y forman parte importante de las ceremonias católicas. En el siglo VI a. de C. una imagen de la diosa Ishtar (Semiramis) fue llevada en andas con gran pompa y ceremonia desde Babilonia hasta Egipto! Esta práctica de procesiones de ídolos era parte de los ritos en Grecia, Egipto, Etiopía, México y muchas otras naciones paganas de los antiguos tiempos.

¿Qué dice la Biblia acerca de esta práctica? La Biblia nos indica la pérdida de tiempo de aquellos que piensan que algo bueno puede venir de los ídolos, objetos tan faltos de poder que tienen que ser cargados. Isaías, refiriéndose directamente a los ídolos (dioses) de Babilonia, dijo así: “Sacan oro del talego y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ellos; y humillándose, le adoran. Se lo echan sobre los hombros, lo llevan y lo sientan en su lugar; y allí se está y no se mueve, de su sitio. Le dan voces (oran) y tampoco responde, ni los libra de la tribulación” (Isaías 46: 6-7).

No solamente han continuado estas procesiones en la Iglesia Católica Romana, en las cuales se lleva en andas a los ídolos, sino que el Papa, de igual forma, es llevado en andas. Y de la misma manera que la Biblia dice que los paganos usaban su oro y plata en sus dioses, ¡asimismo se usan todas estas riquezas con el Papa! Y así como los ídolos eran cargados en procesiones en las que el pueblo se «postraba» y adoraba, hoy, el pueblo católico se postra ante el Papa cuando pasa sentado sobre su trono que, como ya hemos dicho, es llevado en andas. Hay hombres que cargan al Papa, el dios del catolicismo, sobre sus hombros en procesiones religiosas. Estas procesiones, no sólo son condenadas por las Sagradas Escrituras, sino que son una continuación del viejo paganismo. Hace más de tres mil años, esta misma práctica era conocida en Egipto y formaba parte de sus ritos paganos. Es consabido que el antiguo rey- sacerdote de Egipto era cargado a través de devotas multitudes, portado por doce hombres. Una comparación de la procesión papa! de hoy en día y la procesión pagana de hace más de tres mil años, muestran que una es copia de la otra.

También en la corte del rey-sacerdote de Egipto, el uso del fabelo, un gran abanico hecho de plumas. Este más tarde vino a ser conocido como el “abanico místico de Bacchus». Así como este abanico estaba en la procesión del rey sacerdote pagano, estos abanicos son traídos con el Papa en varias ocasiones. Como dice la Enciclopedia Británica, “En el caso de ceremonias solemnes (el Papa), es cargado en la sede, una silla portátil de terciopelo rojo con un alto respaldo y escoltada por dos fabelli de plumas”. El hecho de que estos abanicos se originaron en el paganismo egipcio, es claro y admitido incluso por escritores católicos.

Podemos ver entonces, cómo la práctica pagana de las procesiones, de la cual el punto principal es el rey-sacerdote llevado en andas y acompañado de los abanicos místicos, ha continuado hasta el presente en la moderna Babilonia, la Iglesia Católica Romana. Todas estas cosas, el uso del palio, la mitra con cabeza de pez, las “vestimentas babilónicas”, las “llaves” místicas, el título de “pontífice” y la historia de cómo los papas llegaron a recibir tales objetos y tales títulos, todo ello junto nos provee de “pruebas concretas” de que el oficio papal es un oficio pagano. Añadiendo el hecho de que Cristo nunca estableció este oficio en su Iglesia, nos da a entender claramente que el Papa no es el vicario de Cristo o el sucesor del apóstol Pedro.